Desde Rusia con amor para China lo mejor

Rusia y China han alcanzado hoy un acuerdo sobre el suministro de gas. Rusia se compromete a proporcionar a China ingentes cantidades de crudo provenientes de Siberia a cambio de varios miles de millones de dólares.

Dicho acuerdo llega en un momento de grave crisis diplomática de los dos países con EE.UU. Washington amenaza con sanciones a Rusia por su papel en la crisis de Ucrania, y Moscú responde que si llegara a recibir sanciones internacionales, cortaría el suministro de gas a la Unión Europea a través de los gaseoductos que pasan principalmente por Ucrania. Por su parte, EE.UU. acusó hace unos días al ejército chino de espionaje cibernético, lo cual niega tajantemente Pekín, que a su vez acusa a los EE.UU. de ser el país que más ciberespionaje comete en el mundo, en clara referencia a las revelaciones de Edward Snowden.

Por eso el acuerdo es de gran trascendencia. El acercamiento de Rusia y China en sus relaciones comerciales y el incremento de su cooperación militar supone un contrapeso a la influencia de EE.UU. en el mundo.

Fuente:

China y Rusia estrechan lazos con maniobras militares conjuntas

China y Rusia firman un histórico acuerdo sobre el gas natural

Reporteros Reportados

La crisis de Ucrania

ucrania-mapa

Llevamos meses oyendo hablar del conflicto de Ucrania, pero ahora parece haber entrado en una nueva fase que va más allá de una contienda entre el bando proeuropeo y el bando prorruso. El conflicto ahora gira entorno a la posición geoestratégica de la península de Crimea, al norte del Mar Negro. Y los bandos ahora son, por una parte, Rusia, que ha decidido enviar a sus tropas a controlar la situación, y por otra parte, la UE y EE.UU., que ve peligrar la paz en la zona, aunque el trasfondo de la cuestión es otro.

Lo primero un poco de historia. Crimea es una península ubicada al norte del Mar Negro que ha sido poblada por diferentes pueblos a lo largo de su historia. Durante la edad moderna formó parte del Imperio Otomano y estaba poblada por tártaros y turcos. Hacia el final del siglo XVIII, el Imperio Ruso anexionó Crimea a su vasto territorio. Durante décadas, los tártaros y turcos siguieron conformando la mayoría étnica de la población. No fue hasta la II Guerra Mundial cuando Stalin acusó a los tártaros de colaboracionismo con los nazis y decidió deportarlos en masa hacia Asia Central y repoblar la península con población rusa. Finalmente, en 1954, Nikita Jrushchov decidió ceder Crimea de la RSFS de Rusia a la RSS de Ucrania. Desde entonces permanece como territorio ucraniano.

Pero la polarización oeste proeuropeo contra este prorruso no tiene su origen únicamente en un enfrentamiento entre dos pueblos eslavos, de hecho este factor es bastante irrelevante en comparación con el auténtico objeto de disputa: los intereses económicos. Y es que es bastante revelador saber que el este de Ucrania concentra las mayores fuentes de riquezas del país, razón por la cual ya les va bien mantener estrechas relaciones con Moscú, mientras que el oeste, dependiente del este del país, prefiere acercar posturas con Bruselas.

Aquí es donde entra la UE, cuyo gran interés por la estabilidad de Ucrania se debe principalmente a la dependencia energética que tienen gran parte de sus miembros, principalmente Alemania, del gas proveniente de Rusia, cuyos gaseoductos pasan por territorio ucraniano. A esto hay que añadirle la gran importancia que tiene el sector agrario en Ucrania a nivel mundial. El miedo a una subida generalizada de los precios que agraven la ya de por sí delicada situación de la economía mundial es lo que lleva a la UE, apoyada por EE.UU., a querer pararle los pies a Vladimir Putin, que pretende sacar provecho de la situación, tanto por la subida de precios del gas como por la pretensión de anexionarse Crimea, territorio mayoritariamente poblado por rusos.

Esto es lo que lleva a algunos a hablar de posguerra fría. Recordar que a este conflicto hay que añadir el apoyo del Kremlin al presidente sirio Bashar al-Assad y que el ex analista de la CIA Edward Snowden permanezca en territorio ruso en situación de asilo político. Todo esto ha provocado una crisis diplomática entre Washington y Moscú, escenificado por acusaciones entre los dos líderes políticos Barack Obama y Vladimir Putin.

Los medios de información occidentales nos hablan constantemente de lo malos que son los rusos, que envían sus tropas a Crimea y que eso vulnera el derecho internacional. Pero, ¿quién ha vulnerado más el derecho internacional?

Esta semana se filtraba una noticia alarmante. El ministro de Exteriores de Estonia reveló que los francotiradores de la Plaza de la Independencia o Plaza Maidán de Kiev actuaron a las órdenes de los opositores y no del depuesto presidente ucraniano Víktor Yanukovich. Esto quiere decir que la Unión Europea, ganadora del Premio Nobel de la Paz, financió con dinero de todos los ciudadanos europeos a mercenarios para que causaran el caos en la capital ucraniana. Recordemos, la matanza acontecida hace unas semanas en Kiev desencadenó la destitución del presidente Víktor Yanukovich, que había sido respaldado democráticamente en las urnas y era el presidente legítimo del país. Y también supuso la salida de prisión de la líder opositora Yulia Timoshenko, ex primera ministra de Ucrania, que estaba encarcelada por un delito de abuso de poder.

El también Premio Nobel de la Paz Barack Obama comparte con la UE su apoyo al nuevo gobierno de Ucrania. Gobierno formado por altos representantes de la ultraderecha ucraniana. Parece que el temor de Bruselas al auge de las opciones políticas de extrema derecha en las próximas elecciones al Parlamento Europeo no le afecta cuando se trata de salvaguardar sus propios intereses económicos.

Pero así es la realidad, la que tratan de ocultarnos, aquellos que dan lecciones de democracia al mundo y acusan al régimen ruso de poco democrático han echado a un presidente elegido por la mayoría de los votantes ucranianos (eso sí, concentrados en su mayor parte en la zona este prorrusa de Ucrania) y han confiado en que controlen las instituciones algunas personas que defienden el Holocausto.

Fuentes:

Crimea: una larga historia de conflictos

Las consecuencias económicas del conflicto entre Ucrania y Rusia

Un ministro de Estonia informó a Ashton que la represión en Kiev fue obra de francotiradores de la oposición

¿Quién compone el gobierno provisional “proeuropeo” ucraniano?

Lo que no se está diciendo sobre Ucrania

Reporteros Reportados